ENFERMEDAD

La fiebre aftosa es una enfermedad que afecta al bovino, ovejas, cabras, cerdos y otros animales de pezuña hendida (como ciervos, antílopes, búfalos…), se manifiesta por la formación de vesículas principalmente en la boca, pezuñas y ubres. Los animales infectados sufren depresión, evitan moverse y presentan fiebre, cojera así como pérdida del apetito debido al dolor, cae la producción láctea. El bovino presenta babeo.

La mortandad es posible en lechones, corderos y cabritos sin vesículas u otros signos, así como abortos.

TRANSMISIÓN

La fiebre aftosa es una de las enfermedades más contagiosas. El contacto entre animales es la principal fuente de contagio y dispersión de la enfermedad, aunque también se puede transmitir a través de la alimentación, camas, equipos, vehículos y personas que han estado en contacto con animales infectados.

La transmisión a través de la leche, carne y otros productos de animales infectados también es posible.

La vía aérea es otra fuente de transmisión.

PREVENCIÓN

Prácticas de riesgo incrementan la posibilidad de infección. La implementación de medidas preventivas comunes evitan el riesgo de introducción de enfermedades en general y suponen la mejor y mas barata vía de protección de nuestro ganado.

Para proteger nuestro ganado cuando una sospecha ocurre en nuestro entorno se debe evitar:

  • Contacto entre animales de diferentes rebaños (por ejempo en los pastos, así como contacto físico a través de cercas).
  • Visitar otras explotaciones.
  • Compartir animales, útiles, vehículos, personal con otras explotaciones.

Medidas preventivas a implementar serían:

  • Establos de aislamiento y observación por un periodo de 14 días de animales de nueva introducción a la explotación.
  • Medidas de bioseguridad de visitantes; proveer de calzas y monos desechables.
  • Pediluvios sanitarios con desinfectantes a la entrada de las explotaciones.

SENSIBILIZACIÓN

Esta enfermedad puede suponer pérdidas económicas cuantiosas tanto de forma directa como indirecta y puede suponer un gran riesgo para su ganado. Es esencial que se lleve a cabo una inspección regular y frecuente de todos los animales que componen su rebaño.

Cualquier sospecha de fiebre aftosa debe ser comunicada inmediatamente a los servicios oficiales veterinarios de su comarca, dicha notificación es obligatoria y esencial en aras a limitar y cortar la difusión de la enfermedad en el menor tiempo posible.

CLOSE
CLOSE
Share This
Leer entrada anterior
Cotizaciones Semana 7 – 2019

Cotizaciones Semana 7 de 2019. GANADO VACUNO: Machos Cruzados, Frisones y Hembras: repiten cotización. Los machos cruzados repiten, pero el...

Cerrar